ChatGPT, IA controvertida o fracaso de la evolución educativa

El aprendizaje humano puede acelerarse o destruirse con chatGPT y otras IA’s LLM.

¿Has hecho los deberes hoy? ¿No? No hay problema. Entra en ChatGPT de OpenAI © y pídele una redacción de unas 500 palabras sobre cualquier temática, por ejemplo, del descubrimiento de la fuerza de la gravedad por Isaac Newton. Ahora pídele, también como ejemplo, que cree una poesía para tu novia ¡Hecho! ChatGPT ¡Te quiero!
Es todo tan sencillo. Si y No.

“¿Has hecho los deberes hoy? ¿No? No hay problema. Entra en ChatGPT de OpenAI © y pídele una redacción de unas 500 palabras sobre cualquier temática.”

Todo lo que has leído arriba es real, otra cuestión es que el resultado te parezca perfecto. Alguien con léxico exquisito y conocimiento enciclopédico puede dudar de la eficacia comunicativa del texto, pero un alumno de ESO o bachillerato lo va a abrazar como una obra perfecta e inconmensurable de la literatura. Ahorro de tiempo y recursos.

Las preguntas son: ¿Dónde está el límite? ¿Es detectable? ¿Destruye el sistema educativo como lo conocemos? ¿Es válido para educación superior?

No hay techo o las limitaciones son salvables con más desarrollo en el futuro. ChatGPT está basado en un motor de IA (GPT 4) cuyas técnicas de aprendizaje y refuerzo conforman un gran modelo, eso si, únicamente de lenguaje (por el momento), aunque se están implementando modelos matemáticos y lenguajes de programación como Python. Comete errores, si, como implementar sesgos de raza en la definición de un empleo y tiene un conocimiento limitado de eventos a partir del año 2021.

También es creativo. Podemos cuestionarle que pasaría, por ejemplo, si los Estados Unidos no se hubiesen independizado o, si en España, una Monarquía absolutista hubiese alcanzado el siglo XX. Cuando interactúas con ChatGPT, recuerda los datos anteriores de la conversación, es decir, que podría usarse como terapeuta (con muchas reservas) o como compañero de conversación y su discurso es bastante fluido y lógico.

“Cuando interactúas con ChatGPT, recuerda los datos anteriores de la conversación, es decir, que podría usarse como terapeuta (con muchas reservas)”

Tiene brechas de seguridad. Un humano tiene al hablar limitaciones de educación, ética, principios y conocimiento. ChatGPT también. Su educación, ética y principios están regulados por su “política de contenido”, es decir, sabe cosas que sus algoritmos impiden que sean utilizados. Le puedes pedir a ChatGPT que invente consignas nazis pero sus restricciones lo impiden. Ahí es donde, el año pasado, un jailbreak (eliminador de limitaciones, el más conocido es DAN. Do Anything Now) creado por unos usuarios, liberaron esa inhibición y ChatGPT se convirtió en un chico malo que podía ser activado en cualquier momento. Dicha brecha fue eliminada en 2023.

“Su educación, ética y principios están regulados por su “política de contenido”, es decir, sabe cosas que sus algoritmos impiden que sean utilizados.”

Ahora, vamos a ser prácticos. Si le pido un trabajo de 300 palabras sobre la Constitución de 1812 ¿Se puede detectar? La respuesta es si porque, cuando no especificamos o pedimos temáticas muy concretas, el considera que se le pregunta sobre una generalidad y contesta más o menos igual. Pero hay solución, podemos utilizar, por ejemplo, Prompt o QuillBot, para reescribir u optimizar el texto creado por ChatGPT. Lo convertiría en indetectable.

“…podemos utilizar, por ejemplo, Prompt o QuillBot, para reescribir u optimizar el texto creado por ChatGPT. Lo convertiría en indetectable.”

Muchos ven la Inteligencia Artificial como una amenaza para ciertos puestos de trabajo, otros para la integridad de las personas, otros contra la ética, legalidad y los principios vigentes, otros contra el desarrollo y conocimiento personales y, los más catastrofistas, contra la humanidad. Cierto es que, a las IAG (Inteligencias Artificiales Generativas), hay que ponerles ciertas cotas para que no supongan un riesgo real.
En lo que atañe a este artículo, las IA’s LLM (Grandes modelos de lenguaje) como ChatGPT pueden empobrecer el sistema educativo y el desarrollo de las personas si no nos adaptamos a ellas. Los modelos de aprendizaje tienen que cambiar más rápido porque la tecnología les rebasa constantemente. Quiero decir que, en vez de luchar contra su implantación o su uso indebido, hemos de utilizar su poder para subir la escalera del aprendizaje más rápido. Por ejemplo, hay hitos en el desarrollo de las personas que podrían estar sufriendo una modificación temporal e inclusive estructural sin darnos cuenta, porque nos aferramos a nuestros antiguos modelos.

“…las IA’s LLM (Grandes modelos de lenguaje) como ChatGPT pueden empobrecer el sistema educativo y el desarrollo de las personas si no nos adaptamos a ellas”

En vez de luchar contra ChatGPT, Bing (Microsoft) o Google Bard hemos de encontrar su lugar en nuestras vidas y, por tanto, en nuestros sistemas de aprendizaje. La prohibición, imposible. La regulación, aceptable, o por lo menos los recesos en desarrollo como sugirió Elon Musk, con mayor o menor apoyo.

ChatGPT ha aprobado exámenes de Postgrado, gana dinero en bolsa, es capaz de programar, escribe artículos de periódico e inclusive libros como coautor, de hecho, ¿Podría este artículo haber sido escrito por ChatGPT?

La respuesta es sencilla. No, porque habríamos violado su política de contenido y la creatividad humana sigue por delante, no sabemos por cuanto tiempo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *